Caliza y arenisca son tipos comunes de roca sedimentaria, no muy compactas, y de menor dureza que mármoles y granitos. La caliza está compuesta por calcita (carbonato de calcio), de origen animal en muchos casos.  
La arenisca tiene la misma composición química de la arena, compactada por compuestos de carbonato de calcio o bien óxido de hierro, determinando a su vez la coloración de la roca. Ambas rocas se utilizan en construcción, y la arenisca, dado su carácter arenoso, se usa también como abrasivo en diferentes industrias.